miércoles, 5 de abril de 2017

ROSQUILLAS DE ANÍS: SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

¡Hola Aventureros!

Apenas quedan unos días para Semana Santa y si no tenéis la suerte de iros unos días de vacaciones podéis desconectar de la rutina preparando esta receta tan típica de esta época del año.




Para mí, de todas las recetas que he publicado hasta ahora en el blog y de las que pueda publicar más adelante, esta sin sin duda mi favorita.
No sólo porque me encantan las rosquillas sino porque es una receta especial, que me trae muy buenos recuerdos. Y me apetecía mucho compartirla con vosotros.

Normalmente las recetas que publico son bastante rápidas y sencillas de elaborar. Esta rompe un poco con esa regla. Los ingredientes siguen siendo muy básicos, los que todos podemos tener o encontrar por casa sin problema, pero es verdad que para prepararla requiere más tiempo y paciencia que las demás. aún así merecerá la pena porque el resultado es increíble.

Salen unas rosquillas bien tostadas por fuera y crujientes pero blandas por dentro. Os advierto que si os animáis a prepararlas serán un vicio porque una vez que comes una...eso ya no hay quién lo pare jajaja



INGREDIENTES
- 250 ml de aceite de oliva
- 2 pieles (o cáscaras) de limón.
- 250 ml de leche SIN LACTOSA
- 250 ml de anís
- 800 g de harina (yo he utilizado Mix B de Schär)
- 190 g de azúcar. 
- 2 huevos
- 2 sobres de levadura (yo he utilizado la de la marca Royal)
- Una pizca de sal
- Ralladura de limón (también podéis añadir de naranja)
- Abundante aceite para freir
- Azúcar y canela para decorar (opcional)


ELABORACIÓN:

1. En una cazuela pequeña vertemos el aceite de oliva y la piel de un limón. Lo calentamos en el fuego hasta que la cáscara esté crujiente, pero sin que llegue a quemarse. Cuando ya esté listo apartamos el aceite y tiramos la piel del limón. 



2. Calentamos un poco la leche, de forma que esté templada. No es conveniente que esté muy caliente porque trabajaremos la masa con las manos. 

3. Vertemos el harina en un bol grande o una cazuela, hacemos un agujero en el centro y añadimos el azúcar, anís, la leche y el aceite (cuando se haya enfriado lo suficiente para poder tocarlo sin quemarnos). 



4. A la mezcla anterior incorporamos también los huevos, la ralladura de limón, la levadura y la sal (éstos dos últimos es conveniente echarlos siempre en lados opuestos). 



5. Cuando tengamos todos los ingredientes anteriores juntos empezamos a mezclarlos bien, yo os recomiendo que lo hagáis con las manos. Al principio se os pegará toda la masa a las manos, pero a medida que la vayáis trabajando dejará de pasaros eso. 




6. Una vez que tengamos bien incorporados todos los ingredientes y la masa empiece a ser más densa, en una superficie plana (una mesa por ejemplo), verteremos un poco de harina, sacaremos la masa del bol y la masaremos durante un buen rato sobre la superficie plana. Si en este momento veis que la masa sigue siendo demasiado blanda podéis ir añadiendo poco a poco harina (pero en pequeñas cantidades). 
Lo ideal es que la masa sea flexible pero sin que sea demasiado compacta o dura.



7. Tras amasar bien la masa de las rosquillas, calentaremos una cazuela vacía y unos paños de cocina. Envolveremos la masa en papel vegetal y la meteremos en la cazuela, con un paño por debajo y otro por encima. Dejaremos así la masa durante una hora y media. 



8. Trascurrida la hora y media desenvolvemos por un lado la masa y empezamos a coger pequeños trozos de masa. Yo suelo hacer las rosquillas del tamaño que veis en la fotografía, pero podéis hacerlas más grandes. 
Con esa parte de masa y con ayuda de las manos le daremos forma de círculo y con ayuda del pulgar haremos un agujero en el centro. Es importante que no hagáis un agujero muy pequeño porque puede cerrarse mientras que dais forma a todas las demás rosquillas. Cuando hayáis dado forma a la rosquilla la depositáis en una bandeja.
Repetiremos este proceso con toda la masa hasta que hayamos terminado. 


                                 

En vez de dar forma a las rosquillas de esta manera podéis coger el trozo de masa y estirarlo, una que hayáis convertido la masa en una tira la cerráis juntando ambos extremos. A mí, personalmente esta técnica no me gusta porque al freír las rosquillas algunas tienden a desformarse. 

video


9. En una sartén con abundante aceite (yo os recomiendo que lo hagáis en una freidora con aceite limpio, porque es mucho más rápido y todas las rosquillas se fríen igual) tostamos la otra cáscara de limón (es decir, repetimos el paso 1). Cuando la cáscara ya esté crujiente la retiramos y vamos friendo las rosquillas. 



10. Una vez que ya estén fritas esperamos un poco a que se les quite el exceso de aceite y las rebozamos en la mezcla de azúcar y canela. Es importante que las rebocéis cuando aún estén calientes para que la mezcla se pegue mejor. 
Este paso quizá sea el más caótico porque mientras que fríes unas rosquillas tienes que ir rebozando las anteriores, pero paciencia porque el resultado merecerá la pena. 




11. Dejamos que se enfríen y...¡LISTAS PARA COMER!



¡Esto ha sido todo por hoy Aventureros! Si necesitáis más información o tenéis alguna consulta, no dudéis en poneros en contacto conmigo, bien a través de aventuras.singluten@gmail.com, o bien, por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Si queréis ser los primeros en leer todos los posts o no os queréis perder nada,  suscribiros a "Aventuras Sin Gluten".

Hasta pronto,

SUSANA

lunes, 3 de abril de 2017

MINFOOD: tienda especializada en intolerancias y alergias

¡Hola Aventureros!

El número de personas que padecemos alguna o varias intolerancias o alergias aumenta con el paso del tiempo. Aunque este aumento ha favorecido a que cada vez sean más marcas las que intentan ofrecer productos para cubrir nuestras necesidades, sigue siendo toda una misión imposible para encontrar algunos productos con facilidad. 

En ocasiones, es verdaderamente complicado encontrar buenos productos (es decir, que tengan un sabor y una textura agradables y sean comibles), pero aún es más difícil que el precio de éstos no sea desorbitado y es que a veces compramos galletas (por ejemplo) al mismo precio que el oro. 
También resulta complicado encontrar una amplia variedad de un mismo producto que nos ayude a no cansarnos pronto de él. 

Como os decía al principio de este post, encontrar productos que cumplan con estos requisitos muchas veces es misión imposible hasta que aparecen personas como Mireia que decide hacernos la vida un poco más fácil a través de MINFOOD. 




MINFOOD (PINCHA AQUÍ) es una tienda online especializada en todo tipo de intolerancias y alergias que intenta cubrir las necesidades del mayor número de personas y sus diversos gustos. Para conseguir este objetivo cuentan con una gran variedad de productos, por ejemplo, disponen de clases y clases de galletas (aunque siempre ponga el mismo ejemplo no estoy obsesionada con las galletas, aún jajaja). 
Pero no sólo hay galletas, en MINFOOD podemos encontrar productos que no son comunes en los supermercados, por ejemplo, y que nos aportan una opción más en nuestra alimentación. Nos permite salir de vez en cuando de la rutina y probar productos diferentes e incluso marcas que tampoco son habituales.

Pero lo mejor que tiene MINFOOD no es esa variedad (no, no hay algo aún mejor), lo mejor, sin duda, es la persona que está detrás, Mireia. Siempre está pendiente de cualquier duda que pueda surgirte cuando vas a hacer un pedido, si se lo pides te aconseja y te da su opinión sobre los productos. 
De esta manera, comprar por Internet no está reñido con tener un contacto cercano con el vendedor, cosa que a mí, por lo menos, me encanta. 

La web, además es muy sencilla de utilizar y fácil para encontrar el producto concreto que queramos. Cuenta con un indice en el que los productos se encuentran clasificados de la siguiente manera:

                       

                                       


Una vez que decides por qué clase de producto vas a empezar y lo seleccionas puedes filtrar la búsqueda en función de las preferencias alimenticias: sin gluten, sin lactosa, sin levadura, etc. 



Dentro de cada producto podéis encontrar, además, una descripción detallada sobre su información nutricional y de sus ingredientes. Dispone también de una pestaña de "comentarios" donde otros usuarios pueden dar su opinión sobre el producto en cuestión. 

                             

Si entráis en la web veréis que no exagero al decir que tienen una gran cantidad de productos, tantos que os costará decidiros, así que para poneros las cosas un poco más fáciles os enseño el pedido que hice:

  


                                     

                                      
                                 
                                 
                     
                                             

                                                          

¡Esto ha sido todo por hoy Aventureros! Si necesitáis más información o tenéis alguna consulta, no dudéis en poneros en contacto conmigo, bien a través de aventuras.singluten@gmail.com, o bien, por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Si queréis ser los primeros en leer todos los posts o no os queréis perder nada,  suscribiros a "Aventuras Sin Gluten".

Hasta pronto,

SUSANA