martes, 25 de octubre de 2016

BIZCOCHO DE CALABAZA Y CHOCOLATE. Sin gluten y sin lactosa.

¡Hola Aventureros!

Estamos a punto de despedir octubre y parece que las tardes de frío y lluvia empiezan a instalarse en nuestra rutina.
El otoño nos ofrece muchos alimentos y productos que durante el resto del año no podemos consumir como las castañas o la calabaza.

La calabaza es una verdura muy sana que contiene innumerables propiedades. Es el alimento antioxidantes por excelencia, ayuda a la retención de líquidos, es baja en grasa y cuenta con minerales y vitaminas (A, E y C).
Tiene un sabor dulce, lo que permite utilizarlo tanto en platos salados como dulces.


Este fin de semana decidí optar por su vertiente dulce y preparé un delicioso bizcocho de calabaza y chocolate.

¡Tomad nota!

INGREDIENTES
- 300g de calabaza (podéis añadir más o menos cantidad, al gusto)
- 400g de harina (Mix Pan de Schär ya os he comentado en alguna ocasión que en casa utilizamos este harina para todo, desde hacer un pan hasta preparar un postre)
- 200g de azúcar
- 250ml de leche sin lactosa
- 200ml de aceite de oliva
- 1 sobre de levadura Royal
- 2 huevos
- Canela en polvo
- Esencia de vainilla (es opcional, la que utilizo en esta receta contiene leche)
- Una pizca de sal
- Cacao puro (de Valor)




ELABORACIÓN

1. Calentamos el horno a 180º. Pelamos y troceamos la calabaza (para esta receta he preferido trocear la calabaza en pequeños dados).

2. Separamos las claras de las yemas. Montamos las claras al punto de nieve (para que nuestro bizcocho esté más esponjoso) añadiendo una pizca de sal. Cuando las claras estén montadas añadimos las yemas y batimos hasta lograr una masa homogénea.

3. A continuación incorporamos en la mezcla el azúcar, canela (al gusto) y esencia de vainilla (opcional) y batimos de nuevo.

4. Añadimos el aceite y la leche. Después incorporamos el sobre de levadura y el harina (tamizándolo poco a poco para evitar grumos y obtener un mejor resultado), batimos hasta que la masa sea homogénea. 

5. El siguiente paso es dividir la masa en dos partes (la cantidad dependerá de si prefieres que el bizcocho tenga más o menos chocolate). En una de las masas incorporamos la calabaza y la mezclamos bien; y en la otra añadimos el cacao puro. 
                               

6. Vertemos parte de la masa con calabaza en el molde, a continuación echamos parte de la de chocolate, con ayuda de una cuchara lo extendemos para que se mezcle bien y así hasta que se terminen las masas.

7. Metemos en el horno unos 20 minutos aproximadamente y ¡A COMER!


¡Esto ha sido todo por hoy Aventureros! Si necesitáis más información o tenéis alguna consulta, no dudéis en poneros en contacto conmigo, bien a través de aventuras.singluten@gmail.com, o bien, por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Si queréis ser los primeros en leer todos los posts o no os queréis perder nada,  suscribiros a "Aventuras Sin Gluten".

Hasta pronto,

SUSANA

martes, 18 de octubre de 2016

LA LINA GASTROBAR (Madrid)

¡Hola Aventureros!

¡De nuevo martes y de nuevo por aquí!
Me gusta que cada post sea de un tema distinto al anterior o que la ubicación no coincida para que tengáis más opciones (y no aburriros mucho), a pesar de esto, hoy voy a hacer una excepción, pero porque la ocasión lo merece.

La semana pasada os hablé de uno de mis restaurantes favoritos en Madrid, La Concha (pincha aquí).  Esta semana el restaurante del que os voy a hablar también está ubicado en Madrid y, además, en la misma zona (ya que repito, lo hago bien jajaja).


Hoy os voy a contar mi experiencia en LA LINA GASTROBAR (pincha aquí) se encuentra en el Teatro de La Latina (justo en frente del Mercado de la Cebada y del Metro, más accesible imposible).

Hace unas semanas se pusieron en contacto conmigo para enseñarme el nuevo proyecto en el que se han embarcado y, no os voy a engañar, lo poco que puede ver en fotos me encantó, tanto la decoración como la comida. Y cuando me ofrecieron la posibilidad de probar su carta no lo dudé ni un segundo.

LA LINA GASTROBAR posee una carta de comida fusión japonesa y madrileña elaborada con productos de primera calidad. Todo ello en un espacio sorprendentemente versátil, tan apto para tomar algo a media tarde, como para salir con unos amigos de tapas o incluso para pasar una velada romántica.









Además, haciendo honor a su nombre la decoración en sí misma es un homenaje a Lina Morgan, al igual lo son los nombres de los platos en la carta.

El personal que trabaja allí no puede ser más agradable y cercano, nos explicaron que sólo tienen una cocina pero que, por ejemplo, tienen bien separadas e identificadas las freidoras con gluten de sin gluten. No utilizan ningún signo distintivo en los platos sin gluten, pero al plantearles la idea se mostraron muy abiertos a estudiarla.



También puede conocer a la dueña, Lara. Es celiaca desde hace tres años (igual que yo) y compartimos alguna que otra anécdota y aventura del mundo sin gluten.
Lara es un verdadero encanto, ha puesto mucha ilusión y esfuerzo en un proyecto tan maravilloso como el que supone ampliar nuestras opciones a la hora de comer fuera de casa, con un plus añadido, el de hacerlo desde la perspectiva celiaca, intentado cubrir los vacíos que solemos encontrar (como  poder terminar una comida con un postre y que esté rico).

Desde aquí quiero dar las gracias a todo el equipo de LA LINA GASTROBAR, por permitirme conocer de cerca este proyecto, el cual estoy segura que será un éxito. Gracias por ofrecernos una opción más a la hora de comer fuera de casa. La visita del otro día os aseguro que fue solo la primera de muchas. ¡Nos vemos muy pronto!

Antes de enseñaros los platos que pudimos degustar solo me queda deciros que si tenéis ocasión no dudéis en  ir a LA LINA GASTROBAR, porque al igual que yo, saldréis enamorados de allí.
Además tienen cerveza
sin gluten de Mahou

  Tartar de salmón con base de aguacate y tomate                                 Croquetas de boletus
                                    


             Croquetas de chipirón                                                                Ensaladilla rusa
                                                  


              Tartar de atún rojo                                                            Brochetas de pollo con salsa de soja
                                                  



Y, sin duda lo mejor de la cena fue el POSTRE (en mayúsculas porque estaba más que bueno, delicioso): tarta de zanahoria con queso.

¡Esto ha sido todo por hoy Aventureros! Si necesitáis más información o tenéis alguna consulta, no dudéis en poneros en contacto conmigo, bien a través de aventuras.singluten@gmail.com, o bien, por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Si queréis ser los primeros en leer todos los posts o no os queréis perder nada,  suscribiros a "Aventuras Sin Gluten".

Hasta pronto,

SUSANA

martes, 11 de octubre de 2016

TABERNA LA CONCHA (Madrid)

¡Hola Aventureros!

El post de hoy me hace especial ilusión, voy a hablaros del que posiblemente sea uno de mis restaurantes favoritos.


Antes de que me diagnosticaran la celiaquía uno de los planes que más me gustaban era salir a tomar algo e improvisar el resto; terminar comiendo o cenando en cualquier bar o taberna. Pero, después del diagnóstico el miedo a salir (sobre todo las primeras veces) hizo que la improvisación dejará pasó a la organización, a las reservas y a buscar antes en Internet.

Con el paso de los años he perdido por completo el miedo a salir, pero la organización y mi inseparable “Cuaderno Sin Gluten” han continuado a mi lado. Quizá, desde fuera, tanta precisión para salir simplemente a comer, puede parecer un exceso, pero los que somos celiacos (y alguna vez nos hemos encontrado con situaciones poco agradables en un restaurante) sabemos el valor incalculable de ese cuaderno. A mí, por lo menos, me hace sentirme más segura.

Tengo que reconocer, que cada vez el mundo de la hostería nos tiene más presentes y a día de hoy la oferta de restaurantes sin gluten es mucho más amplia que hace unos años, lo que hace más fácil mi ansiada improvisación a la hora de salir. Pero en muchos restaurantes es aconsejable reservar antes (ya sea para poder tener disponible pan o simplemente por la demanda tan grande que tienen).

Pero la “Taberna La Concha” (web), al menos para mí, responde a ese deseo de improvisar, de salir a tomar un vino o una cerveza por el centro de Madrid y terminar comiendo (sin reservas y casi sin planearlo). Es un local pequeño situado en el barrio de La Latina, la zona de tapeo y de planes improvisados por excelencia.

La Concha dispone de numerosos vinos, vermut casero (sin duda, la mejor opción para el aperitivo del domingo) y cerveza (sin gluten). Cuenta, además, con una “Carta Sin Gluten” prácticamente igual de amplia que la otra.
Ofrece una gran variedad de tapas en un principio tradicional pero con una presentación y matices que las hace únicas. Otra se sus grandes ventajas es que tienen abierta la cocina todo el día, lo que hace que puedas ir en cualquier momento y tener la seguridad de que comerás y que lo harás de maravilla. 

Su carta está formada tanto por tostas (de gambas, de jamón con pato de naranja, bacalao ahumado, etc), como por lentejas, albóndigas, chipirones en su tinta, hummus, carrilleras de cerdo o ternera, callos a la madrileña (no podía faltar) o salmorejo entre otros.

He ido en varias ocasiones y siempre hay algún plato que me sorprende y termina convirtiéndose en mi favorito.

Os dejo las fotos de lo que pedí la última vez que fuimos:

* Las tostas las sirven en dos rebanadas individuales, el pan está tostado y a mí, por lo menos, me encanta, tanto su sabor como textura*

                                    
              Tostas de cecina con queso Parmesano                    Tosta de gambas


Tosta de salmón con tzatziki (para mí una de mis favoritas)

                                          
     Hummus (el pan de pita está ESPECTACULAR)                   Chipirones en su tinta con arroz


                                        
                  Pollo al curry rojo con arroz                      Albóndigas caseras en salsa de tomate



                                 
                                   Y el postre para poner la guinda a una comida de 10

Sacad todos vuestro "Cuaderno Sin Gluten" y apuntad en mayúsculas "Taberna La Concha", una vez que vayáis por primera vez solo pensareis en volver. Yo ya cuento los días para mi próxima visita.

¡Esto ha sido todo por hoy Aventureros! Si necesitáis más información o tenéis alguna consulta, no dudéis en poneros en contacto conmigo, bien a través de aventuras.singluten@gmail.com, o bien, por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Si queréis ser los primeros en leer todos los posts o no os queréis perder nada,  suscribiros a "Aventuras Sin Gluten".

Hasta pronto,

SUSANA

martes, 4 de octubre de 2016

EL PANTALÁN (Santander)

¡Hola Aventureros!

¿Cuántos de vosotros soléis crearos expectativas sobre algo? Yo constantemente, lo cual no siempre es bueno, porque en ocasiones lo idealizamos tanto que por muy bueno que sea no nos resulta como esperábamos. Pero no siempre es así, también sucede que por muy altas que sean las expectativas la realidad siempre las supera.

Cuando hace unos meses Celicidad publicó el ranking con los mejores restaurantes sin gluten de España según sus usuarios (pincha aquí), quise probar todos los restaurantes a los que no había ido. Y este verano tuve la suerte de pasar por Santander y no dudé en comer en El Pantalán (web).




El Pantalán ocupa el número siete sobre diez de dicho ranking y, sin duda, no te deja indiferente. ¿Habéis experimentado alguna vez la sensación de estar en un lugar desconocido pero sentirte cómodo, como si ya hubieras estado antes? Yo sentí eso al entrar por primera vez en el Pantalán. El restaurante no es demasiado grande pero su decoración plagada de pequeños rincones muy cuidados hace que el lugar posea una armonía que te invita a sentarte, comer y dejarte llevar por un hilo musical que atrapa.



Aunque no sólo la decoración contribuye a generar esa agradable sensación, el personal no puede ser más atento y profesional, están informados al 100% de la enfermedad celiaca y todos los protocolos a seguir. Tuve la suerte de poder hablar con el chef y me fascinó el gran trabajo que han tenido que realizar (no sólo en cocina sino también fuera de ésta, buscando productos) para ofrecernos lo mismo que ofrece en un plato con gluten. Es maravillo que cada vez exista más gente implicada con nosotros, los celiacos, y trabajen para reducir al máximo los obstáculos o limitaciones que pueda suponer comer fuera de casa.  

La carta cuenta con una amplia gama de platos aptos para celiacos (creo recordar que salvo las croquetas, podemos comer todo). Además, están especializados en arroces (podéis encontrar desde un arroz con verduras hasta arroz con pulpo y langostinos o con bogavante).
Pero, El Pantalán no sólo llama la atención por su carta tan variada sino por la calidad de sus productos, sus materias primas no pueden ser mejor, lo que convierten a unos platos buenos en deliciosos.

Cuentan también con un menú del día económico y muy completo, por el que nos decantamos en esta ocasión.  

Antes de enseñaros los platos, vamos a hablar del pan que ofrecen. Quienes habéis leído algunos de mis post, ya sabéis que para mí es una de las cosas más importantes (soy una panera empedernida).
La barra que sirven (individual) es más que generosa, el sabor es muy bueno y CRUJE, a mí me encantó. Además nos sirvieron una especie de salsa de tomate (similar a un salmorejo) para amenizar la espera (una combinación perfecta jajaja).

           

Aunque pedimos el menú, no pudimos resistirnos
a probar sus rabas rebozadas, riquísimas


PRIMEROS

Carpaccio de atún rojo con vinagreta de soja                Verduritas saltadas con jamón y ajito


















SEGUNDO

Merluza rellena de mejillones
(este es EL PLATO, estaba espectacular,
de los mejores que he probado nunca)
Solomillo de vaca con patatas y pimientos de patrón
(este NO entraba en el menú)

POSTRES

      Tarta de limón                    
Tarta de chocolate
 
Muchas gracias a El Pantalán por ofrecer platos tan deliciosos y un trato aún mejor. No dudéis en incluirlo como lugar de referencia en Santander y de parada obligatoria, yo estoy deseando volver. :)

¡Esto ha sido todo por hoy Aventureros! Si necesitáis más información o tenéis alguna consulta, no dudéis en poneros en contacto conmigo, bien a través de aventuras.singluten@gmail.com, o bien, por las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

Si queréis ser los primeros en leer todos los posts o no os queréis perder nada,  suscribiros a "Aventuras Sin Gluten".

Hasta pronto,

SUSANA